Mitos y verdades de los seguros para préstamos


A veces, entidades bancarias, pero también no bancarias nos ofrecen seguros voluntarios vinculados a la concesión de un préstamo. Las pólizas de seguros tienen sus ventajas e inconvenientes, que hay que conocer antes de lanzarse a contratarlas o no.

Mitos y verdades de los seguros para préstamos

¿Qué es un seguro vinculado a un crédito?

En general, los seguros que se ofrecen con los préstamos personales pueden ser de dos tipos: seguros de protección de pagos, que ofrecen una cobertura en caso de no poder hacer frente al pago del préstamo por incapacidad, desempleo u otras circunstancias, y el seguro de vida, que liquidaría el préstamo en caso de defunción del titular. En este caso son más habituales en los préstamos hipotecarios, por su más largo plazo.

Los seguros nos protegen en caso de improviso, pero tienen un coste añadido que hay que considerar. El precio puede variar en función de muchas variables, desde la edad y circunstancias personales del tomador (titular del préstamo), hasta el importe del propio préstamo o el plazo de este.

El pago del seguro se realiza por cuotas, a menudo añadidas a la cuota del préstamo, aunque algunas entidades permiten liquidarlo en su totalidad al inicio o incluso financiarlo junto con el préstamo.

¿Me conviene un seguro para mi préstamo?

En caso de plantearse la posibilidad, hay que valorarla, y no existe una respuesta única o correcta: dependerá de las circunstancias. Es evidente que contratar un préstamo sin seguro es más económico, pero añade algunas coberturas interesantes para posibles imprevistos que dejarían una situación solucionada en lugar de crear un problema adicional.

El coste es variable, suele expresarse en términos parecidos a calcular un porcentaje sobre el importe del préstamo, al estilo parecido a una comisión de apertura.

En el caso de los préstamos online, la situación es la misma: aunque no se contrate mediante una entidad bancaria, rigen las mismas condiciones y el seguro otorga las coberturas que se contraten.

Es recomendable comparar préstamos con y sin seguros voluntarios. En un mercado amplio y competitivo, las opciones son múltiples. Las estadísticas demuestran que la tendencia a contratar un seguro voluntario es mucho mayor en caso de importes elevados en préstamo, mientras que, para mini créditos o préstamos a corto plazo, no resulta rentable y la gran mayoría de personas se puede ahorrar ese coste adicional.

Una situación similar se da con los préstamos a largo plazo, de varios años, donde hay una mayor probabilidad de imprevistos o sucesos que alteren nuestra capacidad de devolución del dinero. El objetivo es no entrar en impago o mora, porque el coste del préstamo se dispara, y ahí es donde entra en juego el seguro.

Mitos y verdades de los seguros para préstamos: 4.2/5 de 21 votos
Roger Molins Roger Molins(LinkedIn)
Soy escritor y consultor freelance para empresas y particulares, con un énfasis particular en el ámbito del fintech, la tecnología, los startups y el marketing online. Mas informacion...

Discusión